Escuela. Pupitre

En mi niñez disponíamos de bancos y pupitres bipersonales en la escuela. Hace media docena de años, mi hija me pidió que le preparase uno como aquellos para que sus hijas hicieran el trabajo escolar.

Inicié el trabajo interesándome por alguno de ellos y visité la escuela del lugar. Ya no quedaba ninguno, pero una prima, que disponía de uno en su casa, muy amablemente me facilitó la labor. Realicé un esquema, lo acoté y me trasladé al taller para llevarlo a la realidad.

Había que hacerse con una madera de garantía y elegí castaño para el conjunto y pino para los barrotes de los pies.

Fruto de los deseos de mi hija y de la planificación y trabajo míos, conseguimos este modelo, fiel reflejo de los antiguos. Dispone de dos tinteros semejantes a los de antaño, de un gran cajón bajo su tapa gracias a que ésta la articulamos mediante unas bisagras, y de asientos abatibles, como aquellos.

Pupitre de escuela

Pupitre de escuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *